0 0
« Regresar índice WikiTrader

Análisis fundamental. ¿Qué es y para qué sirve?

El análisis fundamental representa el método para asignar un valor intrínseco a cada activo financiero, independientemente de su precio.

Cuando pensamos en el análisis fundamental nos vienen a la memoria inversores tales como Warren Buffett o su maestro Ben Graham. Lo cierto es que Buffett tiene un estilo de inversión que se basa en este método para analizar mercados. Pero no representa la única estrategia posible que nos permite este tipo de análisis.

Puedes leer también nuestro artículo de Value investing o inversion en valor, que junto a la inversión en crecimiento son los estilos más conocidos del análisis fundamental.

A continuación, vamos a ir tratando qué es el análisis fundamental y qué propósitos tiene. Veremos algunos ejemplos de estilos y estrategias de inversión que toman como punto de partida esta forma de obtener conclusiones. Pero lo realmente importante es saber qué tipo de información es la que utiliza el análisis fundamental, de dónde se extrae y cómo se utiliza.

El análisis fundamental se puede tomar en conjunto con otros métodos analíticos. No es excluyente. De hecho, hay traders que en principio toman en consideración una valoración del activo por sus fundamentales y después afinan el momento de entrar y salir al mercado mediante análisis técnico.

análisis fundamental

¿Qué es el análisis fundamental?

El análisis fundamental es aquel que se basa en los fundamentos (o fundamentales) del mercado a tratar. ¿Qué significa?

Los fundamentos de las distintas ramas de la economía (tanto macroeconomía como microeconomía) aportan una fórmula para poder valorar un bien, un servicio o, como en este caso, un activo financiero.

¿Pero qué es eso de valorar? Simplemente otorgarle un valor objetivo. El precio de cotización es, por así decirlo, una percepción del valor objetivo (o valor intrínseco) que tiene el mercado en su conjunto (como un gran número de participantes), pero no significa que la valoración del mercado sea la correcta. Cada activo financiero tiene un valor intrínseco, al margen de su precio (puede coincidir o no).

Si compramos un coche, ¿cuánto estamos dispuestos a pagar por él? Dependerá de sus características, pero en general tenemos una idea del valor que puede tener. En función del valor que se perciba tendremos una idea de si su precio es el adecuado; de si es muy caro o muy barato.

Los fundamentales son los motivos o condiciones por los que un bien (en este caso un activo financiero) o un servicio tiene un valor determinado y cierto. El análisis fundamental, por tanto, es aquel que estudia los fundamentales.

análisis fundamental

¿Qué puede valer la acción de una empresa? Si partimos de la base de que las acciones son pequeñas partes del capital de un negocio. Habrá que hacer una tasación de ese negocio y después dividir el resultado entre el número de acciones.

De esto precisamente se encarga el análisis fundamental, de realizar tasaciones para otorgar valor. Al igual que un tasador realiza una tasación de un inmueble. Sólo que en su caso, aplica los criterios y reglas propias de la naturaleza del bien.

En definitiva, lo que pretendemos hacer con el análisis fundamental es establecer una valoración objetiva del bien. Independientemente del precio al que cotice.

¿Qué persigue?

Imaginemos que tenemos que realizar una valoración económica de nosotros mismos (en realidad la economía personal no dista mucho de la empresarial, salvaguardando las magnitudes). Lo primero que haríamos es realizar un inventario de lo que tenemos y que tenga un valor económico.

Todos nuestros bienes en conjunto presentarán nuestro activo. Si a este activo le restamos los préstamos y otras deudas, tendríamos como resultado nuestro patrimonio neto. Nuestro patrimonio puede ser un buen punto de partida para determinar nuestra valoración presente.

Pero aquí no acaba todo, nosotros podemos trabajar y generar ingresos. Esto también debe ser valorado porque podrá decirnos algo sobre qué podemos esperar en el futuro, deberemos saber si nuestros ingresos pueden crecer, mantenerse estables o desaparecer. Estas cuestiones afectarán a nuestro patrimonio en el futuro.

Una persona que tenga buenas perspectivas laborales y espere un ascenso tendrá un crecimiento económico y patrimonial mayor que otra persona que esté a punto de concluir su contrato y no tenga un trabajo estable. Traducido a términos bursátiles, será un activo de mayor crecimiento.

El análisis fundamental no trata únicamente de establecer el valor de un activo en el presente, sino también qué perspectivas existen para el futuro.

Los activos fluctúan basándose en el valor futuro previsto. Si una empresa no tiene perspectivas de crecimiento, el precio de sus acciones sería igual al valor de los activos netos. Solamente el precio se vería alterado si se produjese algún cambio en su situación patrimonial.

análisis fundamental

Con una valoración, presente y futura, del activo es posible establecer una serie de estrategias de inversión. Por ejemplo:

  • La inversión en valor (Value investing): Trata de determinar si el valor intrínseco del activo es mayor que su precio de cotización. Siendo así estaríamos comprando a precio de ganga. Lo más probable es que el mercado termine por darse cuenta y el precio se ajuste al valor. Haciéndonos ganar un suculento beneficio.
  • La inversión en crecimiento: Podemos también observar si el ritmo de crecimiento de la valoración de un activo es constante y dinámica. De este modo el precio de cotización lo acompañará.
  • Estrategia de recuperación: Si una empresa está pasando un mal momento, sus acciones bajarán. Puede que suponga la desaparición de la empresa por quiebra. Pero, ¿realmente esta empresa es sólida para recuperarse? El análisis fundamental nos dará las claves. Si conseguimos comprar acciones una empresa recuperable a precio de saldo, cuando todo pase y la empresa pueda funcionar con normalidad sus acciones subirán.
  • Estrategia sectorial: Determinando el ciclo económico y los indicadores de coyuntura podemos establecer qué sectores son los más propensos a crecer. Rotaremos de sector conforme las condiciones económicas cambien y favorezcan más a otro.

Esto son sólo unos ejemplos de estilos de inversión en los que el análisis fundamental está presente. También podemos iniciar una estrategia de dividendos y realizar un análisis fundamental para confirmar que la empresa en la que hemos invertido es sólida.

Cómo se puede comprobar, el análisis fundamental tiene un propósito útil. Es utilizado comúnmente en las finanzas y las inversiones.

¿Qué información se estudia?

Realmente la información del análisis fundamental parte de la economía y la contabilidad. Sin embargo, no es necesario tener una licenciatura ni realizar cálculos complejos. Lo único que de verdad necesitamos es saber interpretar los números.

Cada cifra y cada cálculo nos cuenta una historia diferente en cuanto a la situación del mercado objeto de análisis. Lo único que debemos saber es desarrollar bien esa historia.

análisis fundamental

Enfoques

El análisis fundamental fue concebido con la idea de entender y valorar empresas (acciones) partiendo de sus datos contables y financieros. Sin embargo, las empresas pertenecen al ámbito microeconómico, el cual está englobado en las condiciones generales de la economía (macroeconomía).

En la actualidad, es posible realizar un análisis fundamental de cualquier mercado, no sólo de empresas (para valorar acciones).

¿Qué valor tiene una divisa? En este caso deberemos atender a la fortaleza o debilidad de la economía en la que se emite. En contraposición de la economía de la divisa cotizada (las divisas cotizan por pares). Para ello nos basaremos en datos tales como:

  • Las decisiones de la política monetaria de los bancos centrales.
  • La inflación.
  • Los tipos de interés.
  • La balanza comercial.

En definitiva, indicadores macroeconómicos. No será necesario analizar sectores industriales y, ni mucho menos, empresas de un modo individual. No debemos profundizar tanto porque el mercado a analizar tan sólo depende de los primeros escalones de la macroeconomía.

Podemos realizar un análisis fundamental con dos perspectivas diferentes:

Análisis Top-down

También llamado “de arriba abajo”. Se trata de partir de lo más global para ir descendiendo a partes más específicas de la economía, hasta analizar el activo financiero en cuestión.

Las decisiones se empiezan a tomar cuando comenzamos a analizar qué región tiene las mejores perspectivas económicas. Dentro de esa región, qué sectores económicos o qué tipos de activos son los más favorecidos. Hasta terminar con una lista de activos para su estudio detallado antes de realizar la inversión.

Después se analizarán los activos de esa lista individualmente. Para determinar si merece la pena invertir, adoptar una posición corta en el mercado o simplemente no hacer nada.

Es muy útil para gestionar inversiones a nivel global. Permite realizar comparaciones entre diferentes sectores de distintos países.

Bottom-up

Es el modelo contrario al enfoque anterior. En este se parte de un activo pormenorizado para después ir subiendo por los escalones hasta llegar al escenario más general.

Prevalece en este enfoque el activo en sí mismo. No se pretende seleccionar, como en el caso anterior. Lo único que puede suceder es que alguna causa económica de nivel superior (sea del sector empresarial o de la economía general) haga desestimar la inversión por suponer una amenaza.

Ambos enfoques no son excluyentes. Son dos formas de abordar el análisis fundamental que pueden realizarse dependiendo de los objetivos perseguidos.

análisis fundamental

Las familias empresariales (análisis sectorial)

En el apartado anterior hemos visto que el punto de partida para el análisis fundamental con la perspectiva top-down es el panorama macroeconómico. Estos datos son los más generales y pueden ser los únicos que necesitamos para analizar determinados activos, como por ejemplo los pares de divisas en el mercado Forex (también puede ser válido para las materias primas o índices. Debido a que tan sólo necesitamos una visión global de la oferta y la demanda, la situación de liquidez y otros factores generales).

No obstante, para analizar otros activos es necesario bajar un peldaño más y realizar un estudio sectorial de la economía. Esto se debe a que no todos los sectores industriales reaccionan igual ante una determinada situación económica.

Para analizar acciones y renta fija corporativa, los analistas realizan estudios de cada sector económico. Los criterios para valorar activos tampoco son los mismos cuando pertenecen a distintos sectores, no podemos establecer unas reglas generales para todos los tipos de activos.

Una operadora de telecomunicaciones no puede ser medida con la misma vara que una inmobiliaria. La naturaleza del negocio es distinta. Digamos que los estudios sectoriales son una “submetodología” del análisis fundamental.

Para analizar índices también se tiene en cuenta el peso de un sector específico y sus condiciones. Por ejemplo, en España el Ibex 35 está muy expuesto al sector bancario. El DAX alemán está compuesto en su mayor parte por empresas industriales con un alto componente exportador (habrá que estar más atentos a datos tales como la balanza comercial y los tipos de cambio).

Existen múltiples sectores o como hemos llamado aquí: familias de empresas. Cada sector supone un conjunto homogéneo que se debe valorar.

Algunos de los sectores de la economía pueden ser:

  • Consumo básico
  • Utilities
  • Financiero
  • Materias primas
  • Industrial
  • Consumo cíclico o consumo discrecional
  • Tecnológico
  • Telecomunicaciones

Cada sector tiene una valoración y un crecimiento propio. Esto nos informará qué activos son los más propensos a tener una subida (o declive) de sus cotizaciones.

análisis fundamental

Estados contables

Entramos ya en los últimos pasos del análisis top-down. Ahora se trata de analizar el activo de forma individual. Para ello, partiremos de la información que pueda emanar de la propia fuente y de la que comunique a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) u organismo supervisor homólogo.

Gran parte de esta información básica se encuentra en su contabilidad. La contabilidad financiera de una empresa está estandarizada y es homogénea. Una compañía cotizada en Bolsa debe publicarla y es una de las primeras y principales fuentes de las que dispone un analista por fundamentales.

Tan sólo se trata de determinar la situación económica y financiera de la compañía. Obtener una imagen de su patrimonio y su crecimiento. Para ello se trabajan sus estados contables, o cuentas anuales.

estados contables

Los estados contables se componen de una serie de documentos en los que dos de ellos tienen especial relevancia para el análisis fundamental.

Balance de situación

En este documento se refleja la situación patrimonial de una empresa. Se compone de dos columnas a modo de “balanza” (de ahí su nombre): A la izquierda se sitúa el Activo (bienes y derechos), a la derecha el Pasivo (obligaciones).

  • El Activo muestra todos los bienes que tiene la empresa. En qué invierte el dinero. También aparece lo que le deben como un derecho de cobro (lo cual, si lo pensamos, también es un bien).
  • El Pasivo representa la financiación. Es el origen del dinero que permite tener los activos. Puede ser mediante obligaciones con terceros (deudas a corto o largo plazo) o bien puede ser en forma de capital y reservas (obligaciones con los propios socios de la empresa).

La parte de capital y reservas también se denomina Neto patrimonial, es lo que la empresa realmente tiene una vez descontadas sus obligaciones. Se coloca en la parte del pasivo, a pesar de no ser una obligación con un tercero (son los recursos propios de la empresa).

Estableceremos una valoración basándonos en la estructura patrimonial de la empresa, como por ejemplo si tiene activos líquidos, si tiene mucha deuda, si la deuda es principalmente a corto o largo plazo, si tiene un capital y reservas suficientes, etc.

También se realiza un análisis económico, analizando la liquidez y rentabilidad de los activos que componen su patrimonio.

El riesgo de un bono corporativo, por ejemplo, tiene mucho que ver con la situación de solvencia que pueda tener una empresa.

La cuenta de resultados

Esta cuenta se distribuye también en dos columnas: Debe y Haber. En ambas se plasman los ingresos y los gastos que ha ido acumulando la empresa durante un período determinado de tiempo.

Los gastos figuran en el Debe, los ingresos en el Haber. Si los ingresos son superiores a los gastos podemos afirmar que la empresa tiene beneficios. Si fuese el caso contrario, la empresa tendría pérdidas.

Tanto los ingresos como los gastos pueden venir de varias fuentes. Agrupando los gastos según el tipo que sean podemos establecer en qué se gasta más, por ejemplo:

  • Gastos de aprovisionamiento
  • Gastos financieros
  • Amortizaciones
  • Gastos de comercialización y fabricación

En cuanto a los ingresos, se supone que la fuente principal son los derivados de su propio negocio (ventas o prestación de servicios), pero pueden presentarse otros tipos de ingresos extraordinarios (por alguna operación poco común, como la venta de un activo). También pueden ser ingresos financieros en forma de intereses o dividendos de compra de acciones.

Sea como fuere, la estructura de los ingresos, los gastos, su crecimiento o variación y demás elementos que componen este documento contable pueden sernos de mucha utilidad para realizar el análisis fundamental.

Cabe recordar que los dividendos repartidos al accionista dependen de los beneficios que pueda tener una sociedad. La perspectiva sobre el crecimiento de los beneficios futuros es el motor que pone en marcha la subida del precio de la cotización.

análisis fundamental

Las ratios

Una ratio es una división. Un cociente que representa una relación entre dos magnitudes. Gracias a estos cálculos podemos tener una representación del equilibrio económico, financiero y de crecimiento. Así como el poder comparar con otras ratios de un momento anterior, con las ratios sectoriales o simplemente con las de otra compañía diferente.

Al ser relaciones y no números absolutos nos pueden dar la información necesaria en base a una comparativa. Con fines de determinar si la empresa está infravalorada o sobrevalorada con respecto a su sector u otras comparables.

Se toman como base los datos de los estados contables o el precio de cotización, después se establecen relaciones entre ellos. Los analistas fundamentales utilizan de forma habitual estas variables. Sobre ellas realizan estimaciones, inversiones o recomendaciones.

Algunas de las ratios más utilizadas en el análisis fundamental son:

  • PER (Precio de cotización/Beneficio neto por acción)
  • PEG (PER/Crecimiento del beneficio neto por acción)
  • Pay-Out (Dividendo/Beneficio)
  • ROA (Beneficio neto/Activo total de la empresa)
  • ROE (Beneficio neto/Recursos propios)
  • PVC (Precio de cotización/Valor contable de la acción)
  • Apalancamiento financiero (Pasivo total/Recursos propios)

análisis fundamental

Conclusión

El análisis fundamental, junto con el análisis técnico, constituye uno de los métodos más habituales para tomar decisiones de inversión. Pudiendo ser utilizados de individualmente o de forma conjunta.

Algunos traders, sobre todo aquellos que operan a un plazo temporal más dilatado, tienen en cuenta la información que se extrae sobre los fundamentales de un determinado activo. Siendo conscientes que un cambio en los fundamentales supondrá un cambio en la cotización del activo.

El debate sobre si el precio refleja fielmente la valoración de un mercado (teoría de la eficiencia del mercado) sigue en pie. Las decisiones de compra y venta están motivadas por algún catalizador. Estos catalizadores tienen mucho que ver con las noticias económicas y cambios en las condiciones financieras.

Realizando un buen análisis fundamental seremos capaces de detectar las mencionadas condiciones que afectan al activo. Aquellas que ponen en marcha las fluctuaciones del mercado.

« Regresar índice WikiTrader

Añadir Comentario

Escuela de trading online y cursos de bolsa gratis